Cuando era niña y me enferme de la fiebre, mi abuela me coloco trozos de cebolla que se había remojada con vinagre durante 15 minutos, en las plantas de los pies. Ella uso unas bendas al rededor de los pies para sugerir bien las cebolla. Ella jura que fue este remedio lo cual hizo que la fiebre desapareciera.

Comentarios